01 abril, 2007

La sociedad en Tenerife aún no separa sus residuos correctamente


Parece mentira, la sociedad en Tenerife aún no separa sus envases de plástico y aluminio de manera adecuada. Hasta el punto que la planta de clasificación de estos, úbicada en el municipio de Arico (en el sur de la isla) no trabaja ni a un tercio de su capacidad. El resto de envases (los que no se tiran en los contenedores adecuados) va a la celda de vertido, con ello se incrementa la contaminación, se colmatan las celdas y se pierden materiales que podrían ser reciclados.

El reportaje que adjunto a este post explica claramente el estado de estas infraestructuras. Un simple gesto de cada uno de nosotros ahorraría mucho dinero, y contribuiría a reducir el efecto invernadero, pero todavías somos (o son los que no separan en origen) demasiado lerdos como para darnos cuenta de ello.


La planta de clasificación de envases de Arico, en Tenerife, funciona a un tercio de su capacidad

Diario de Avisos

Gabriela Gulesserian
Santa Cruz


La planta de clasificación de envases del Complejo Medioambiental de Arico funciona a dos tercios de su capacidad. Prueba de ello es que el año pasado trató 2.200 toneladas, una cantidad insuficiente ya que esta cifra se puede duplicar en un solo turno y si se trabaja en dos puede alcanzar las 6.000 toneladas de envases.


Este número indica sólo una “ligera mejoría” respecto a 2005 y se debe a que los municipios, que tienen la competencia en la recogida de basura, no juntan el suficiente material para depositarlo en la instalación, inaugurada en abril de ese mismo año. Anteriormente, este tipo de basura se recepcionaba y almacenaba en el vertedero para que la planta pudiese empezar a funcionar.


De acuerdo a los datos facilitados por el Cabildo de Tenerife, 22 municipios de la Isla cuentan con contenedores amarillos, destinados a los envases plásticos, tetra bricks y latas, mientras que 9 no disponen de ellos. No obstante, los responsables políticos de estos ayuntamientos aseguran que se instalarán en breve. Mientras tanto, estos desperdicios tienen dos destinos posibles, los contenedores verdes, junto a la basura orgánica y, en menor medida, los puntos limpios. Entre ellos, se encuentran términos municipales con una población importante como La Orotava o Adeje.
En este último caso, los responsables municipales aseguran que los contenedores amarillos ya están en el municipio pero falta determinar bien los lugares donde irán ubicados. Esta acción forma parte del plan de recogida selectiva que se pondrá en marcha en aproximadamente dos meses. Asimismo, apuntan que la empresa concesionaria de limpieza municipal entró en funcionamiento en el verano del año pasado y va por pasos. El primero de ellos fue presentar, en el mes de enero, la mitad de la flota de vehículos y en febrero, el resto de los camiones.


Hasta el 31 de diciembre de 2006 Buenavista, Los Silos, Garachico y El Tanque formaban la mancomunidad Daute que fue disuelta porque los dos últimos decidieron marcharse, indican fuentes de los dos primeros municipios. A pesar de que no habían concretado ninguna iniciativa para la recogida selectiva de envases, tenían intención de hacerlo. No obstante, hay un interés por mancomunarse entre Los Silos y Buenavista. En este último municipio, el Ayuntamiento ya realizó el pliego de condiciones para solicitar los contenedores amarillos e intenta concienciar a la población sobre la importancia de reciclar la basura.


Información vecinal

En Los Silos, su alcalde, Santiago Martín, explica que en tres semanas los vecinos tendrán información sobre el reciclaje que se pretende emprender. “Por la experiencia de otros lugares, tienen que estar primero los contenedores y luego los folletos con las indicaciones respectivas y los colores correspondientes a cada tipo de basura”, declara. En ambos casos, envases, tetra bricks y latas van a parar en ocasiones al punto limpio de Los Pasitos, en Buenavista, o se tiran junto con la basura orgánica.


El Tanque comenta que tiene un convenio con la corporación insular mediante el cual ésta se había comprometido a instalar los contenedores. En esta localidad, se habilitan espacios determinados en los distintos barrios para este tipo de residuos que son recogidos por parte de la empresa municipal de limpieza cada quince días. No obstante, los responsables municipales recalcan que si la cantidad de basura acumulada en los cinco puntos existentes es considerable, la frecuencia de recogida aumenta.


Tanto Icod de los Vinos como Fasnia prevén instalar en breve contenedores amarillos. En el primer caso, aseguran desde el Ayuntamiento que está listo el expediente para su adjudicación. Mientras tanto, esta basura va al PIRS de La Guancha.


El primer teniente de alcalde del consistorio de Fasnia, Germán García, informa que la idea es firmar en mayo el contrato con la empresa que ganó el concurso para poner diez contenedores amarillos en la localidad y otros diez de color azul. Esta cantidad puede aumentar en función de la demanda. En Vilaflor, el concejal responsable indica que el municipio sí dispone de unos cinco recipientes aunque no especificó el volumen recogido. En los datos del Cabildo sólo aparece un año, 2004, en el que se recogieron 580 kilos.


En otros municipios, los contenedores están instalados pero los envases se recogen junto con la basura normal por problemas con el servicio municipal, una realidad que, prometen, cambiará en breve.
Los ciudadanos deben ser conscientes que si este tipo de basura se mezcla con otras, generan gas que es contaminante. Por eso, cuanto menor sea el volumen de basura que vaya al complejo medioambiental, menor será la contaminación y mayor el espacio para aquellos residuos que no se pueden reutilizar.


Con la campaña ‘Con las basuras, menos es más. Tenerife, Isla limpia’, la corporación insular busca educar, sensibilizar y concienciar a la población sobre cómo se deben reducir y reciclar los residuos domésticos que generan las familias en sus casas. Una de las principales acciones consiste en potenciar la separación de éstos en los contenedores específicos. Con ello se pretende que se adopten pautas más sostenibles que contribuyan a mejorar las condiciones medioambientales presentes y futuras de Tenerife.