05 abril, 2007

Atención a las luces de la casa, y a la nevera

El consumo energético doméstico se reparte entre muchos aparatos que 'enchufamos' a la red cada día. Pero el mayor trozo de la tarta de la energía consumida se reparte entre la iluminación (un18%), la nevera (otro 18%) y la calefacción (15%).

Por ello es muy importante usar bombillas de bajo consumo, y no dejar encendidas luces de las habitaciones en las que no nos encontramos....

Por otro lado, respecto a la nevera, se puede ahorrar mucha energía si no metemos alimentos calientes en ella, cerramos bien y rápido la puerta, y comprobamos periódicamente que las juntas de goma no están pasadas.

Con respecto a la calefacción, seamos concientes de que un grado no se nota en el confort del hogar y sí se notará en la factura. Modifica tu termostato a una temperatura adecuada, nunca excesiva. Además no dejes escapar el calor, y convierte tu casa en un 'acumulador', cuando la tengas caliente, o cuando ya de mandrugada estés bajo el edredón nórdico, puedes apagar los sistemas de calefacción, y así ahorrar.

El consumo de energía eléctrica responsable también ayuda a la sostenibilidad, y se debe empezar por los hogares, sólo así se conseguirá reducir el uso inapropiado de esta.