10 abril, 2007

Schumacher y las ballenas

El expiloto de fórmula 1 Michael Schumacher ha "cumplido uno de sus sueños", nadar junto a las ballenas en la costa sur de la isla de Tenerife. Me pregunto si las ballenas compartían con él el sueño de nadar con un campeón del mundo o si son indiferentes a tremenda 'parida'.

Lo cierto, es que según se ve en la foto que publicaron los diarios de todo el mundo el piloto se acercó demasiado a los mamíferos, infringiendo todos los códigos de respeto que, el Gobierno de Canarias y los habituales observadores de cetáceos han marcado en estas aguas.

Se vuelve a lo mismo de siempre, como se trata de una 'estrella' mediática se permite lo que no es permisible. A su lado, un sonriente David Meca hacía las veces de anfritión.

Por su parte la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) ha denunciado el incumplimiento de una normativa de protección de los cetáceos por parte del propio Gobierno de Canarias, al facilitar, según la organización ecologista, una autorización al corredor de Fórmula 1 el alemán Michael Schumacher para nadar, junto con el nadador David Meca, con las ballenas existentes en el sur de Tenerife.
Según un decreto de la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, 178/2000, de 6 de septiembre, que regula las actividades de observación de cetáceos, queda prohibida y, por tanto, será considerada infracción administrativa, la acción consistente en molestar o inquietar intencionadamente a los cetáceos. En el mismo decreto se especifican como conductas capaces de molestar o inquietar a los cetáceos, entre otras, "nadar o bucear en un radio inferior a 2,7 cables (500 metros) de un cetáceo o grupo de cetáceos". En la foto que ha salido en los medios dista bastante menos entre ambos mamíferos.

Schumacher se ha ido muy contento, con una sonrisa de oreja a oreja por haber cumplido su sueño. Habría que preguntarle a las ballenas si ellas sintieron lo mismo.