11 abril, 2007

La que se nos viene encima

A vueltas con el cambio climático. Son del todo conocidos ya los efectos que producirá en un futuro cercano, el calentamiento del planeta. Todo el mundo habla de este fenómeno como una gran catástrofe natural, cuando en nada se parece a ello. Esta es un catástrofe menos natural, por no decir artificial, que sería un término inexacto. Y lo es porque ha sido motivada en gran medida por inducción humana. Es curioso que se hable y se escriba tanto del calentamiento global y no se haga especial hincapié en que está producido, y seguirá produciéndose, por las actitudes poco solidarias con la naturaleza efectuadas por el ser humano.

El secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático del Gobierno Español, Arturo Gonzalo Aizpiri, dijo ayer en Madrid que "estamos ante una realidad y hay que combatirla, por lo que es esencial poner en marcha la adaptación a los daños y hacer gestión preventiva". También dijo que "el sur de Europa es el gran perdedor del cambio climático y esto debe influir en las políticas de la UE".

La sociedad tiene que darse cuenta, tomar medidas, reducir las basuras, ahorrar energía, actuar de manera sostenible, etcétera y esto hay que empezar a hacerlo desde los hogares, y no echar la culpa a los gobernantes.

Embargando el consumo de productos que no respeten las medidas sostenibles obligaremos a las fábricas a reducir sus impactos por ejemplo. Hay que hacer una revolución desde abajo, como todas las revoluciones. Lo que no hagamos hoy, lo notaremos mañana.