18 mayo, 2007

Todo por descubrir

Y pensabana algunos que estaba todo descubierto. Que el ser humano ya dominaba el mundo de la biodiversidad y que no quedaba nada en la Tierra que pudiera sorprenderlo. Todo el mundo sabe que esta afirmación es absurda. La prueba está en que un equipo internacional de científicos ha descubierto 585 nuevas especies de crustáceos en el mar de Weddell, un tesoro de vida marina surgido de las profundidades antárticas.
Esponjas carnívoras, gusanos, crustáceos y moluscos han sido hallados en las oscuridades existentes a profundidades de entre 774 y 6.348 metros en un mar hasta ahora poco estudiado.

La revista científica Nature ha publicado un artículo que recoge los hallazgos efectuados desde el buque alemán Polarstern, mientras recorría el mar de Weddell, una zona de aguas profundas situada al noroeste del continente antártico. Los investigadores, dirigidos por la científica Angelika Brandt, del Instituto Zoológico de la Universidad de Hamburgo, en Alemania, encontraron más de 700 nuevas criaturas marinas.

No somos nadie.