09 mayo, 2007

El mundo al revés

Un director general de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias dió permiso a un cetrero para que coja de un nido de Halcón Tagorote, un ave en peligro de extinción, tres huevos de cría. El Cabildo de Lanzarote, última instancia con competencia, no ratificó dicho permiso. Seo Birdlife denunció al Gobierno por este tema, y el susodicho, el director general no el halcón, se atrevió a decir a los medios que "tampoco hay que rasgarse las vestiduras desde el punto de vista ambiental", y alabó las labores de la cetrería y señaló que la persona que ha capturado las tres crías "no es ningún ignorante", sino que es alguien que "conoce la técnica". Con lo cual, explicó, se contempla la posibilidad de que "pueda ser interesante" lo ocurrido, y que "ante un inicial informe negativo", surja una "resolución positiva". En fin, que aquí, por lo que parece, y válgame un refranero tan vulgar, los pájaros le disparan a las escopetas.

La noticia es de Saray Encinoso,
y fue publicada ayer en Diario de Avisos.


El halcón tagorote, una de las especies endémicas que caracterizan la biodiversidad canaria, se convirtió ayer en protagonista del medio ambiente en el Archipiélago. SEO/BirdLife, una conocida asociación ecologista que defiende los derechos de las aves, denunciaba al Gobierno de Canarias por autorizar la captura de tres ejemplares silvestres a un cetrero en la isla de Lanzarote.
A pesar de que la cetrería consiste en el arte de criar, domesticar, enseñar y curar a los halcones y demás aves que sirven para la caza de volatería, la entidad centraba su crítica en que esta variedad de halcón no necesitaba un programa para extremar su protección. Aseguran que ello es debido a que, a pesar de estar en peligro de extinción, "actualmente contamos con una sensible recuperación de la especie" en las Islas, que hace innecesario su cría en cautividad.
Así lo hicieron saber a través de un comunicado en el que señalaban que, en el caso de que estas capturas estuvieran relacionadas con un supuesto proyecto de recuperación, éste "sería cuestionable". Juan Carlos Moreno, en relación a este tema, declaró que la consejería de Medio Ambiente conocía la intención de esta persona y concedió el permiso. Asimismo, explicó que "guardaron silencio", pero un "silencio positivo", porque las actuaciones del individuo "las condicionamos a la aprobación del Cabildo" pertinente, que en este caso era el de la isla de Lanzarote. "Se optó por condicionar la decisión a nivel insular", declaró el titular. En cuanto a la posibilidad de que este cetrero estuviera realizando un posible programa de cría en cautividad auspiciado por la Consejería, los activistas señalaron que "al tratarse de una especie con la máxima categoría de amenaza y la dificultad que supone desarrollar con éxito un programa de recuperación, resulta inexplicables que sea un cetrero el encargado de ello y no la propia administración". A esta complejidad sumaron las infraestructuras necesarias para acometerlo, además de ser imprescindible "personal muy cualificado". Pero además de ello, se aseguró que la cría en cautividad no tendría motivo de ser. Algo que Moreno rebatió, ya que "aunque no esté en peligro de extinción" y no se esté llevando a cabo ningún "programa de recuperación", también se hacen estos estudios "para conocer los métodos de cría de estas especies". Así se tienen los conocimientos oportunos para "el día que sea necesario". Además, desmintió que se tratara de una especie en peligro de extinción, reduciéndola sólo a "protegida".

SEO/BirdLife valoró los hechos como "muy preocupantes" en el texto enviado y aseguró "que se podría estar vulnerando la legislación nacional y europea relativa a la conservación de aves silvestres". Por ello, han solicitado a la Dirección General del Medio Natural, "la paralización inmediata de la captura de ejemplares de halcón tagorote, así como la revocación del permiso expedido para tal fin por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno canario".Ante estas peticiones, Juan Carlos Moreno explicó que se había puesto en contacto con el Cabildo insular, quien señaló que la persona en cuestión "no tenía autorización". En este caso, "esta persona incurriría en una sanción administrativa", igual que la propia "Agencia del Medio Natural".

El informe, de haberlo acometido la consejería, "hubiera sido negativo", reconoció. No obstante, "tampoco hay que rasgarse las vestiduras desde el punto de vista ambiental", dijo Moreno, quien alabó las labores de la cetrería y señaló que la persona que ha capturado las tres crías "no es ningún ignorante", sino que es alguien que "conoce la técnica". Con lo cual, explicó, se contempla la posibilidad de que "pueda ser interesante" lo ocurrido, y que "ante un inicial informe negativo", surja una "resolución positiva".