30 enero, 2007

Más piche para el mar



El País .com informa en su edición de hoy que la primera inspección realizada por el personal del Ministerio de Fomento al buque frigorífico Sierra Nava, encallado desde el domingo en la bahía de Algeciras, ha concluído que en los tanques de doble fondo permanece parte del fuel que llevaba, sin que se pueda precisar aún la cantidad. La capacidad total del barco es de 350 toneladas.


El Ministerio de Fomento ha informado que, alrededor de las 14.30 de ayer, cuando las condiciones meteorológicas lo permitieron, pudieron trasladarse al buque en helicóptero el jefe de Inspección de la Capitanía Marítima de Algeciras, dos buzos, dos oficiales del barco y un representante del seguro. Este grupo sondeó los tanques y reconoció las tres bodegas del buque, comprobando que dos de ellas están inundadas, al igual que la sala de máquinas.

Según el comunicado, los buzos no pudieron reconocer ni las zonas inundadas ni el exterior del buque debido a las malas condiciones del agua a causa del temporal. Este martes intentarán reconocer el casco para determinar su estado.

Responsabilidades

Fomento ha cifrado en alrededor de 170 toneladas la cantidad de crudo vertida por el buque. La ministra Magdalena Álvarez visitó ayer la zona y manifestó que no se trata de "un Prestige." El Ministerio ha instruido diligencias para exigir responsabilidades a los propietarios de la embarcación a los que se les pide 600.000 euros de fianza por los daños causados y otros 600.000 de sanción.

Álvarez ha señalado que el Gobierno ha colaborado con el Ayuntamiento de Algeciras y la Junta de Andalucía en las labores de rescate, primero para salvar vidas y después en las tareas de limpieza. En cuanto al reflote del buque, la ministra ha asegurado que el armador tiene que presentar un plan en en 24 horas.

La Junta ha cerrado el caladero de moluscos para proteger a las especies, pero la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, afirma que el vertido de fuel "no supone un riesgo para la salud de las personas". Las organizaciones ecologistas WWF/Adena y Greenpeace consideran que el encallamiento refleja el "desgobierno" de los miles de buques que fondean en la Bahía de Algeciras, que aprovechan "la falta de una gestión eficaz entre España y Gibraltar".