31 agosto, 2005

Piche, alquitrán, chapapote....


Cuatro pequeñas tortugas Caretta caretta, normalmente conocidas como tortugas bobas, embarrancaron el martes día 30 en las playas del municipio de Güímar, en Tenerife, embadurnadas de alquitrán. A primeras horas de la tarde dos de ellas habían muerto ya debido a la cantidad de piche que les obstaculizaba las vías respiratorias.

Continua, silenciosamente, haciendo estragos en nuestras costas el piche que sueltan los buques petroleros. Lejos de limpiar sus bodegas en los muelles y depositar los restos en los contenedores al efecto, lo hacen en los fondeaderos o en alta mar, tirando toda la porquería pegajosa que les sobra.

Esta vez las perjudicadas han sido las tortugas bobas. Pero debemos pensar que los damnificados somos todos: se reduce la biodiversidad, los animales sufren, se contaminan los fondos, desaparecen praderas de algas y sebadales, etcéra, etcétera...

No sólo los accidentes (Prestige, Exxon Valdés...) causan estos destrozos en el mar, otros nos están dejando "empegostados" de por vida.

Leer más:
Puedes leer más en Cuatro tortugas bobas varan en Güímar embadurnadas de alquitrán