05 septiembre, 2005

Misterioso Hermano Zifio

El pasado 19 de agosto encalló en las costas de Fuerteventura una hembra viva de menos de un metro y medio de longitud, y tan sólo 50 kilogramos de peso, de Mesoplodon densirostris, conocido vulgarmente como zifio de Blainville. Horas después moría pese a los cuidados de los responsables de un parque zoológico y de la atención de científicos internacionales.Se trató de un caso inhabitual, seguramente debido al nacimiento prematuro del animal. Su madre la acompañó hasta la orilla y la dejó en buenas manos, consciente de que no podría sobrevivir.
"De estos animales se conoce muy poco, hay escasos embarrancamientos al año, y para conocer su biología dependemos de sus varamientos, desgraciadamente. Por ello hay que esperar muchísimos años, analizar mucho material, tanto la documentación que hay de los animales en el mar como la de animales varados", afirmó Vidal Martín, director del Museo de Cetáceos de Canarias, inaugurado en Puerto Calero, en Lanzarote, en abril de este año.
"Este varamiento tiene bastante importancia porque constituye una pieza más en este puzle de la investigación. Hay muy pocos casos de animales tan pequeñitos varados en la costa. De hecho, en la literatura que existe sobre animales varados en nuestro país existen muy pocos casos como este, y además, creo que este era el animal más pequeño que se conoce de la especie", afirmó el especialista.
Fue en 2002 cuando el nombre ’zifio’ saltó a la actualidad informativa en Canarias con el varamiento masivo de ejemplares debido a la realización de unos ejercicios militares con sónar. Hasta ese momento la opinión pública era desconocedora de la existencia de esta clase de cetáceos en nuestras Islas. Según los científicos, en las aguas canarias se ha documentado la presencia de cinco especies de zifios. Dos de ellas sólo se han podido ver una vez. Las otras tres son habituales: nadando en la superficie o varadas en la costa.

Gran familia

Los cetáceos, una familia de 79 especies diferentes, se dividen en dos grandes grupos: los que tienen dientes (Odontocetos) y los que no tienen dientes, o cetáceos con barbas (Misticetos), que son las ballenas propiamente dichas.A su vez, entre los que tienen dientes hay dos grandes familias, entre otras, los delfínidos y los zifios (Ziphiidae o ballenas picudas). Éstos se subdividen 22 especies, pero no se descarta que existan aún más.Dentro de ellos hay varios géneros, de los que en Canarias sólo hay una especie del género Ziphius (Zhiphius cavirostris o de Cuvier) y el resto son de la especie Mesoplodon (los llamados zifio de Blainville, de Gervais, de True) y uno Hyperoodon, el llamado Calderón de hocico boreal.
Los zifios "son animales crípticos, tímidos con las embarcaciones, presumiblemente no son abundantes (son tan misteriosos que no se conocen con exactitud cantidades ni censos) y habitan en un medio oceánico, tradicionalmente fuera del alcance de los investigadores" asegura Vidal Martín, que lleva muchos años estudiando el comportamiento y la biología de este tipo de mamíferos. Las actitudes de estos mamíferos son muy diferentes a los comportamientos habituales de otro tipo de cetáceos como ballenas o delfines.
Por ejemplo, "el zifio de Blainville habitualmente se ve en las costas archipelágicas, por ejemplo en El Hierro, en el sur de Tenerife, en el sur de La Gomera, o en el sur de Fuerteventura, pero sus varamientos son muy escasos. La documentación al respecto indica que sólo una decena de animales han varado en las Islas en los últimos 20 años.

Por el contrario, el zifio de Cuvier es la especie que más encalla, y hay datos de más de un centenar de varamientos, y, curiosamente, es muy difícil avistarlos en el mar. Lo mismo ocurre con el de Gervais, del que constan varios animales varados en Canarias y, sin embargo, sólo se han recogido dos avistamientos", comenta el director del Museo de Cetáceos. Por estas causas, su estudio es harto complicado, no sólo en Canarias, sino en todo el resto del mundo. "El 40% de estas especies han sido descritas durante los últimos años, y se encuentran entre los mamíferos menos conocidos del planeta. De hecho, hay especies que se han descubierto en el Pacífico hace prácticamente dos años, como el zifio de Longman, Mesoplodon pacificus, el cual sólo se conocía a través de tres cráneos que se habían encontrado en la costa", explica Martín.

Estudios

La Universidad de La Laguna, en colaboración con el Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachussetts, ha llevado a cabo un estudio de la vida de estos mamíferos en las aguas de Tenerife y El Hierro. Esta última isla "es un área crítica de cría y alimentación para el zifio de Blainville", afirma en un artículo publicado en RULL, la revista de la Universidad de La Laguna, la investigadora Natacha Aguilar, quien además indica que la Isla del Meridiano "alberga una de las mayores densidades costeras conocidas de zifios del mundo, sólo comparables a lugares como las Bahamas, Hawai, Azores o Nueva Zelanda".
Además, después del varamiento masivo al que se hacía referencia, el Ministerio de Defensa español también ha realizado estudios sobre este tipo de fauna marina, comprometiéndose a no llevar a cabo ningún tipo de maniobras militares en la zona con sónares ni fuego real, que pudiera alterar su comportamiento.El Gobierno de Canarias creó en 2002 un comité científico dependiente de la dirección general del Medio Natural para estudiar las poblaciones de este tipo de animales en las Islas.