29 marzo, 2007

El cambio climático derrite la Patagonia


Los glaciares de la Patagonia están retrocediendo a causa del cambio climático. Un estudio del Centro Austral de Investigación Científica (CADIC), con sede en Ushuaia (Argentina), publicado en la revista científica Ciencia Hoy, se suma a los peores augurios y estima que su desaparición se producirá en 20 o 30 años.

"Estamos observando un proceso de extinción generalizada de los glaciares patagónicos de montaña, del que sólo escapan los grandes glaciares que, por su posición topográfica, se encuentran por encima de la línea de las nieves permanentes", ha dicho al diario argentino La Nación el doctor Jorge Rabassa, geólogo del citado centro.


La investigación se ha llevado a cabo mediante la realización de mapas y observaciones sistemáticas del glaciar Monte Alvear Este, en los Andes de la región conocida como Tierra de Fuego. "Desde 2003 hemos observado un retroceso violento del frente del glaciar, del orden de cientos de metros, junto con un adelgazamiento vertiginoso del cuerpo de hielo, lo que prenuncia que en las próximas décadas se producirá su colapso definitivo", ha señalado el geólogo.
La excepción de Perito Moreno


El peligro también acecha a otros glaciares patagónicos como el Martial, también en Tierra de fuego, o el del río Manso en el Parque Nacional Nuahel Huapi, en la provincia de Río Negro. En este parque, ya ha desaparecido el glaciar Castaño Overo que en 1975 llegó a medir un kilómetro cuadrado. "Hoy sólo quedan algunos manchones de nieve y hielo, caídos de la parte superior del cerro", asegura Rabassa.


El calentamiento global no sólo afecta a los glaciares pequeños. El de Upsala tampoco escapa a los efectos devastadores que la subida de las temperaturas podría provocar. Otros estudios realizados por el Instituto Antártico Argentino, revelan que las lenguas del Upsala han retrocedido ocho kilómetros en las últimas décadas. El único que, por el momento, se salva de estas predicciones es el de Perito Moreno en lugar de retroceder avanza sobre el lago Argentino. Algo que según los científicos se puede deber a fenómenos sísmicos o a cambios en las condiciones de drenaje del hielo, según cuenta el citado diario argentino.


Noticia sacada de elpais.com