20 julio, 2007

Francia planta cara a la publicidad no deseada

El Ministerio de Ecología y Desarrollo Sostenible de Francia ha hecho público un comunicado donde recuerda que, desde enero de 2007, están en vigor los textos reglamentarios que regulan el sector de gestión de los residuos de papel impreso. El comunicado advierte, además, de que el próximo 31 de julio finaliza para las empresas el plazo de declaración correspondiente a 2006.

Las empresas francesas que distribuyan o pongan a disposición del público impresos gratuitos sin demanda previa deberán contribuir a la eliminación de los mismos. Se trata de una de las medidas de prevención que pueden adoptar las administraciones públicas para reducir la cantidad de residuos en origen, en este caso, para evitar los residuos de papel aplicando los principios comunitarios de quien contamina paga y de responsabilidad del productor.
EcoFolio es la sociedad encargada de calcular y recibir las contribuciones, así como de gestionar los ingresos destinados a cubrir los costes de recogida, valorización y eliminación. La contribución es proporcional a la cantidad de impresos distribuidos: 35 euros por tonelada.
A pesar de que los periódicos gratuitos y el correo personalizado no deben seguir estas disposiciones, se calcula que Ecofolio deberá pagar cada año de 20 a 25 millones de euros a las Entidades Locales encargadas de la eliminación de los residuos. Se trata de una parte del coste total -unos 150 millones de euros al año-, de la recogida y valorización o destrucción de los mismos.
Para las contribuciones relativas a los impresos distribuidos en 2006, cada empresa debe declarar a EcoFolio, antes del 31 de julio de 2007, las toneladas de impresos que distribuyeron o pusieron a disposición del público en 2006.


Fuente ISR